Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Causas y consecuencias de la contaminación lumínica

   

Los desarrollos costeros generan contaminación lumínica que es una de las amenazas que enfrentan los tinglares, una especie en peligro de extinción. Gráfica por Raymarie Acevedo ©2011

Por Miprv.com

La amenaza más grande que enfrenta el tinglar alrededor de todo el mundo es la pérdida de habitat y este hecho está atado a la contaminación lumínica que generan los desarrollos costeros. Las luces artificiales desorientan a las crías a las que se le imposibilita volver al mar. En las bahías bioluminiscentes de Puerto Rico la contaminación por iluminación artificial excesiva opaca su luminosidad.

¿Qué es la contaminación lumínica?

La contaminación lumínica es toda luz emitida o que se escapa por encima de la línea horizontal de las luminarias de exterior hacia el cielo. En otras palabras, es luz que no cumple ningún propósito.

Cualquier luz que se escapa fuera de la zona que necesita ser iluminada es energía lumínica desaprovechada y tiene efectos adversos sobre el medio ambiente. La luz que contamina produce un resplandor ya que ilumina las partículas de polvo o agua, en el aire suspendido. Una manera de identificar contaminación lumínica, aparte de la imposibilidad de ver las estrellas, es que la base de las nubes se ve iluminada.

Todavía en sitios remotos lejos de las ciudades, como este en Argentina, es posible ver un cielo lleno de estrellas. Foto por Luis Argerich vía Flickr

Causas de la contaminación lumínica:

El uso de luminarias (farolas, proyectores o focos, etc) que, debido a un mal diseño luminotécnico o a una colocación inapropiada, dejan escapar buena parte del flujo luminoso fuera del área que se necesita iluminar.

Una excesiva iluminación, produce asimismo innecesarias pérdidas de luz por reflexión en el suelo y demás objetos sobreiluminados.

La falta de sensibilidad de las personas y sobre todo de las entidades responsables es debida principalmente a una falta de información unida al hecho frecuente de que al vivir durante mucho tiempo con este problema, nos hemos acostumbrado a él y ya no lo percibimos como tal.

Consecuencias de la contaminación lumínica:

Malgasto energético y económico:

La luz no aprovechada, que con frecuencia supera el 25 % llegando en algunos casos a superar el 50 % (farolas tipo globo), también tenemos que pagarla. Nos obliga a usar lámparas de mayor potencia ya que solo estamos utilizando una parte de la misma, perdiéndose el resto innecesariamente. Este exceso de consumo que deben de suministrar las centrales eléctricas, supone un mayor gasto de combustible y esto trae a consecuencia, una mayor emisión de gases contaminantes a la atmósfera; responsables entre otras cosas del efecto invernadero que está haciendo aumentar la temperatura media de nuestro planeta y de la lluvia ácida que destruye los bosques.

Deslumbramiento:

La luz que incide directamente desde la lámpara en nuestros ojos tiene una intensidad bastante superior a la que nos llega reflejada por el suelo y por los obstáculos que en él se presenten, haciendo que los veamos peor, ya que la abertura de las pupilas se ha cerrado hasta adaptarse a aquella mayor intensidad luminosa.

También afecta negativamente a la vida nocturna de la fauna, como por ejemplo a ciertas aves (un caso muy conocido es el de las crias de pardela que en su primer vuelo se desorientan y se estrellan debido al deslumbramiento de las poblaciones, hiriéndose y muriendo en muchas ocasiones). Otros que se afectan son los tinglares y los dinoflajelados en las bahías bioluminiscentes.

Comentarios:

Someter comentario

Favor de entrar su nombre

requerido

Favor de entrar su direccin de email

requerido

Favor de entrar su comentario

Mi Puerto Rico Verde © 2014 Todos los derechos reservados.

Encuentro de todas las iniciativas verdes y sostenibles en Puerto Rico y el planeta.