Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

El incansable diseñador que logró la Reserva Marina del Arrecife de Isla Verde

   

Por José E. Maldonado
jose@miprv.com

Jet skis pasando a toda velocidad por áreas donde nadan manatíes. Pescadores irresponsables removiendo pequeñas langostas y atrayendo a sus anzuelos todo tipo de pescados sin importar su tamaño. Aguas negras que llegan al mar desde los edificios que bordean la playa…

Todas estas actividades que atentan contra la riqueza natural que habita en la playa de Isla Verde en Carolina pronto serán cosa del pasado, gracias a un titánico esfuerzo de más de siete años realizado por un grupo de residentes que junto con académicos y oficiales del gobierno lograron finalmente la aprobación de un proyecto de ley que crea la Reserva Marina Arrecife de la Isla Verde.

Nadie estaba más contento durante el anuncio oficial de la firma del Gobernador de la Ley 274 que Paco López Mújica, quien mientras hace años realizaba “snorkeling” junto a su compañera Annette Tolentino y admiraba las bellezas de la reserva submarina, pensaba en la manera de lograr conservarlas para las futuras generaciones.

Vista de la Reserva Marina Arrecife de la Isla Verde desde el hotel La Playita. Las actividades turísticas en el área se revaluarán como parte del proceso de delimitar el área de la reserva. Foto José E. Maldonado / www.miprv.com

Fue así que nació Arrecifes Pro Ciudad Inc., que desde 2005, juntando voluntades, vendiendo una idea a la comunidad y trabajando junto a funcionarios del gobierno comprometidos con el ambiente y la conservación, finalmente logró que el sueño de la Reserva Marina Arrecife de la Isla Verde hoy sea una realidad.

“Esto lo que marca es un principio de la protección de los arrecifes del área metropolitana, que es lo que más queremos hacer nosotros en esta área. Es muy importante el trabajo comunitario y la iniciativa comunitaria para proteger los arrecifes”, explicó un sonriente López Mujica.

López Mújica menciona a organizaciones como el Grupo Vida en Vega Baja, ALMAR en Naguabo y ATIPUR, que protege las tortugas marinas en Ocean Park, como ejemplos de iniciativas que han salido de las comunidades y se están preocupando por trabajar en la protección de áreas como la nueva reserva en Isla Verde.

“Paco”, como todo el mundo lo conoce, es diseñador gráfico de profesión y por los pasados 30 años ha creado animaciones relacionadas al tema ambiental. Aquí pueden ver un ejemplo de su trabajo y la motivación que lo llevó a embarcarse junto a vecinos, amigos y colaboradores como Javier Laureano, del proyecto del Estuario de la Bahía de San Juan, en este proyecto.

“A mí siempre me ha llamado la atención el mar y la naturaleza, así que era bien fácil identificarme con lo que había aquí y empezar a indagar sobre cómo se podía proteger, porque yo no tenía ni idea de que es lo que se podía hacer para proteger este lugar”, asegura.

Al preguntarle cuál es el reto más grande que enfrentaron durante todo este proceso, Paco asegura que fue convencer a la academia, a Recursos Naturales, a los residentes y todas las personas relacionadas al proyecto de que valía la pena proteger esta maravilla submarina.

“Para mí era bien terrible ver año tras año a los pescadores llevarse las langostitas pequeñas y ver a los jet skis pasar a alta velocidad por áreas donde sabíamos que estaban los manatíes. Me dolía y lo sentía en cantidad, y eso me llenaba de mucha angustia y me movió a luchar para lograr la Reserva Marina”, asegura Paco.

Vista de la Reserva Marina Arrecife de la Isla Verde. Foto José E. Maldonado / www.miprv.com

En cuanto a las actividades futuras que deben llevarse a cabo en la reserva, debido a la naturaleza del lugar, idóneo para el surfing debido a las fuertes corrientes, no será la actividad turística lo más importante, sino el hecho de que la vida marina y la biodiversidad continuará desarrollándose en el área.

“Si protegemos a los arrecifes, ellos nos seguirán protegiendo a nosotros”, dice Paco.

Con la aprobación de la nueva ley se logra designar el litoral costero localizado en el Municipio de Carolina como Reserva Marina, lo que permite delimitar el área para la conservación de su biodiversidad y el manejo adecuado de la misma.

La Reserva Marina se destaca por la cobertura de coral vivo, entre éstos: Acrópora palmatta y Acrópora cervicornis, ambas especies incluidas en la lista de especies amenazadas y/o en peligro de extinción. En el arrecife también se puede apreciar una extensa propagación del coral Abanico de Mar (Gorgonia flabellum). Además, es un área de desove de tortugas marinas, como el Tinglar, (Dermochelys coriácea) y el Carey de Concha (Eretmochelys imbricata); y es visitado por una gran población de manatíes (Trichechus manatus manatus) que vienen a refugiarse y alimentarse en las praderas de Thalassia. Este arrecife también incluye: playas arenosas y considerado como uno de los mejores lugares para la práctica del “surfing”.

“Es importante proteger el Arrecife, debido a que habitan una gran cantidad de especies en peligro de extinción, son aguas frecuentemente visitadas por manatíes y en donde desovan tortugas marinas”, mencionó la autora del proyecto de ley que crea la reserva, la representante Elizabeth Casado Irizarry.

“Con esta designación, nos aseguramos de preservar nuestros recursos naturales. Isla Verde es visitado por miles de turistas al año y sin duda la Reserva añade otro atractivo para los visitantes y residentes”, añadió.

Ya se logró asignar $100,000 en el presupuesto del DRNA para la fase inicial de la creación de la Reserva, incluyendo las boyas y la rotulación.

“Fueron años los que vecinos de Isla Verde lucharon por conseguir proteger el ecosistema marino. Ahora, sólo necesitamos que los visitantes respeten las leyes y reglamentos que aplicará el DRNA para la protección del Arrecife”, dijo la representante.

Mientras, el secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambiente (DRNA), Daniel Galán Kercadó, dijo que las áreas naturales marinas protegidas han demostrado ser la herramienta de manejo más efectiva con implicaciones positivas a corto y largo plazo, logrando el bienestar e integridad del arrecife.

“Con esta iniciativa, reafirmamos nuestro compromiso de proteger y conservar todas las áreas de alto valor ecológico a fin de preservarlas para el disfrute de nuestra generación y de las futuras. De esta manera, no solo contribuimos al mejoramiento de la calidad de vida, a un desarrollo económico sustentable, sino que celebramos la designación de la primera reserva marina en el área metropolitana”, dijo.

El DRNA ya comenzó el diseño y estructuración de un plan de manejo para la Reserva y espera próximamente realizar acuerdos de manejo colaborativo con aquellas entidades gubernamentales y organizaciones comunitarias para el manejo conjunto de esta nueva Reserva Marina.

La Reserva Marina Arrecife de la Isla Verde ubica al noreste de la Isla de Puerto Rico, en la costa del municipio de Carolina. La misma tiene forma de rectángulo trapezoidal y se delimita por las siguientes coordenadas:

Latitud (norte) Longitud (oeste)

1). Noroeste 18º 27’ 10” 66º 1’ 10”

2). Noreste 18º 27’ 10” 66º 0’ 35”
3). Suroeste 18º 26’ 44” 66º 1’ 3”

4). Sureste 18º 26’ 42.75” 66º 0’ 25.18”

Comentarios:

Someter comentario

Favor de entrar su nombre

requerido

Favor de entrar su direccin de email

requerido

Favor de entrar su comentario

Mi Puerto Rico Verde © 2014 Todos los derechos reservados.

Encuentro de todas las iniciativas verdes y sostenibles en Puerto Rico y el planeta.